25 víctimas a las que regalarle Cardoso antes de año nuevo

Las fiestas de fin de año son una maquinaria montada con un único fin: generar compromisos postergables. Hablamos de despedidas, fiestas, amigos invisibles, amigos que no querés ver y reuniones familiares regadas de la venenosa sidra. Una manera útil de zafar de este tipo de compromisos sin quedar como un ogro es comprar un libro. Pero no cualquier libro. Desde Tajante recomendamos uno en particular que se amolda a muchos tipos de personas. O, al menos, a veinticinco.

 

Cardoso

¿No has oído hablar de Cardoso?: A la venta en Feria Ideas+ de Parque Rodó y en las mejores librerías

 

  1. A tu amigo invisible.
    Quizás se trate de la peor tradición de estas épocas. Sin quizás. En el remoto caso de que te caiga bien, nada mejor que un Cardoso. En el probable caso de que te caiga mal, subrayá partes del texto en las que se pueda sentir aludido y decile todo lo que tenés guardado de manera sutil.
  2. A alguien de apellido Cardoso.
    Dejalo pensando cosas.
  3. A tu jefa.
    Dejala pensando cosas.
  4. A tu insoportable hija adolescente.
    Dejala pensando cosas.
  5. Básicamente, a cualquiera que quieras dejar pensando cosas.

  6. A esa prima clown.
    No, mejor no se lo regales.
  7. A un amante de las notas a pie de página.
    Mejorale la vida.
  8. Al cretino de tu colega laboral que hace chistes soeces en el horario del almuerzo.
    Instalo a ampliar su espectro.
  9. A tu hermano deprimido.
    Dale una razón para atravesar el verano. O un argumento para su suicidio.
  10. A tu ex, que te dejó por un pelado.
    Para que pueda estar al tanto de la gravedad de su error.
  11. Al bobo de la familia.
    Dejalo pensando cosas.
    Sin éxito.
  12. A esa amiga analfabeta.
    Por algún lado se empieza.
  13. Al tío que es parecido al sujeto de la tapa.
    Para comprobar si su personalidad también.
  14. A una aficionada al backgammon.
    Es un juego de mierda. Mejor que lea algo.
  15. A un amante del tejo.
    Mucho mejor que el backgammon.
  16. Al consumidor de literatura de autoayuda.
  17. Al que se queja del consumidor de literatura de autoayuda.
  18. A un autor de literatura de autoayuda.
  19. A Enrique Baliño.
    Lo noto pálido.
  20. A tu padre preocupado.
    Mostrale que hay un mundo peor.
  21. Al empleado de tu papelería de confianza.
    Para que conozca el infausto destino de los Lopetegui.
  22. A cualquier persona que aún no haya oído hablar de Cardoso.
  23. A Julio César Talamás, Alberto Kesman o Berch Rupenian
    Elegí uno.
  24. A alguien que sí haya oído hablar de Cardoso pero que aún no haya dado ese paso fundamental que consiste en adquirir la novela con el fin de, ya a sus anchas, leerla.
  25. Lo dejamos a tu criterio.